NOTICIAS INSTITUCIONALES

Felicidad: uno de los secretos para ser más creativos

Las actividades se desarrollaron en el marco de la Semana del Diseño, organizada por la Asociación de Diseñadores Pampeanos (ADIPA)


El pasado jueves 26 de octubre, la Dra. Emilse Sánchez, docente del Área de Fisiología de la Facultad de Química, Bioquímica Farmacia y miembro de la Carrera del Personal de Apoyo a la Investigación y Desarrollo del CONICET, brindó una charla denominada: «Creativa-mente. ¿Cómo funciona ese gran desconocido. El cerebro?» en el marco de la Semana del Diseño, organizada por la Asociación de Diseñadores Pampeanos (ADIPA) y de acuerdo a las gestiones de la Oficina de Vinculación Tecnológica – OVT – del CONICET San Luis.

La charla parte de la premisa de que, para poder llegar al tope de la capacidad creativa, la persona debe sentirse plena, uno de los secretos es poder ser feliz.

La creatividad, dice la Dra. Sanchez, no es una cualidad o un proceso, sino una sumatoria de estos últimos, los cuales se desarrollan de formas complejas interrelacionando diversas áreas dentro del cerebro. Es a través de la relajación que el cerebro va a desprenderse de todo lo consiente -juicio crítico- y va a encontrar soluciones a los problemas que se presenten. Cuando se relaja, el cerebro fluye para traer una nueva idea y poder dar solución al problema.

La especialista subrayó que el cerebro es redundante en sus organismos, el estrés y el distrés trabajan como una especie de sube y baja, cuando uno se activa el otro se desactiva. “El activador más potente que va a desactivar el estrés y que va a promover el desarrollo y todos los fenómenos positivos en el cerebro es el amor y el activador más potente de esos receptores”, dijo.

Respecto del estudio de las Neurociencias, dice la Dra. Sanchez: “Desde el momento que me especialicé en neurociencias quedé como enfrentada a un dilema moral interno, es decir que lo que yo sabía debía ser comunicado a la sociedad, siento esa obligación interna. Es por ello que además empecé a gestar un proyecto de extensión que promueve y protege el desarrollo de la humanidad en sus primeros años”.

Desde la neurociencia, y con bases científicas, puede decirse que será en los primeros 1000 días de vida, en los que se formaran las bases de las capacidades (cognitivas, sociales, afectivas) de una persona. «Es como los cimientos de un edificio si uno no tiene buenos cimientos, todo lo que se construya por encima va a tener uno o muchos defectos dependiendo de cuán deficientes sean los cimientos”, concluyó Sánchez.

 

 

Nota: Prensa FQByF
Fotos: ADIPA
Más información en: http://www.adipa.com.ar/